OHT: La Gran Decepción


No quedaba otra…

A falta de una cohesión de las izquierdas, arrastrando el lastre del distanciamiento con el pueblo y con una imagen distorsionada construida a través de los años por los medios de comunicación, OHT una vez más fue el receptor de las esperanzas de quienes quieren que cambie algo en el país, sobre todo, de los desposeídos, pero también de cierto sector de la izquierda, quienes vieron en las propuestas “nacionalistas” algunos puntos en común. Fue así como algunos partidos socialistas y comunistas se aliaron a este proyecto de ideología indefinida, pero que de cierta forma representaba un alto al neoliberalismo, en el que vivimos más de 20 años, y al entreguismo que caracteriza al Perú desde que es República.

Acercándose la fecha de la primera vuelta electoral, y viendo que las otras opciones medianamente progres o, aunque sea, liberales burguesas (en oposición al conservadurismo dominante) no “pegaban” (culpa de las encuestas y los medios de comunicación), el resto de los ciudadanos conscientes optamos por apoyar la propuesta de Gana Perú (el PNP sumado a sus pequeños aliados de izquierda), aunque sea  a través del simple debate en las redes sociales y la publicación de información u opinión por los diversos medios digitales. OHT representaba a alguien que nos traía dudas, pero con propuestas medianamente progresistas y rodeado, en cierta forma, de gente confiable, y no los mismos corruptos de siempre de la derecha cavernaria (como un Castañeda y sus “faenones” en la municipalidad de Lima; un Toledo que ya gobernó para las transnacionales; una Keiko, cuya principal propuesta en un inicio era liberar a su padre, acompañada de los mismos ladrones de los 90s, y un PPK, traidor desde finales de los 60s, que se dedicó, como ministro de Toledo, a beneficiar a empresas con las cuales estaba vinculado). Se tuvo que hacer a un lado el hecho de que fuera acompañado por Salomón Lerner Ghitis (personaje con amistades peligrosas).

Algunos otros difundíamos el mensaje de: “Se vote por quien se vote para presidente, lo importante es que se debe votar por una lista congresal donde esté una mayoría de personas honestas”, como en los casos de Gana Perú y Fuerza Social; puesto que Acción Popular, lamentablemente, iba como aliado de Perú Posible, y votar por PP era colaborar con la posibilidad de ver al taurino Marcial Ayaypoma volver al congreso. Gana Perú, como lista al congreso, no sólo era buena opción porque incluía gente del PS, PCP, etc., sino porque anteriormente, como PNP, ya había llevado buenos elementos al congreso (aunque también ayudó a los oportunistas de UPP a obtener una curul en el2006, acausa del acuerdo que debieron realizar a última hora para postular). Es más, cada una de estas listas llevaba una candidata declarada antitaurina: la muy joven Paloma Duarte, por Gana Perú y la muy comprometida con el activismo animalista, Rocío Peñafiel, por Fuerza Social. Lamentablemente, ninguna de ellas llegó al congreso, e, incluso, Fuerza Social no obtuvo los votos necesarios para colocar a alguno de sus candidatos. Lamentablemente, también, el PNP no tuvo buenas filtros, y fue así como algún rufián de sus filas es congresista ahora (el mismo vicepresidente Chehade y  Eulogio Amado Romero, quien defiende los intereses de los mineros informales de Madre de Dios, etc). Claro, la mayoría no son de esa calaña. Entre los buenos congresistas de Gana Perú podemos mencionar a la cusqueña Verónika Mendoza, quien  incluso apoya al pueblo de Cajamarca en estas horas difíciles, y estuvo apoyando a los dirigentes cajamarquinos detenidos (ilegalmente) enla Dircotehace algunos días.

Llegó la 2da vuelta, y obviamente, para los informados y honestos, no había para escoger, tenía que ganar Humala, porque, aunque de él hubiesen dudas (el levantamiento de Locumba en el 2000: aún no queda claro si fue una maniobra para que Vladimiro Montesinos pueda escapar o sólo algo para llamar la atención, sabiendo pronto el final del régimen de Fujimori), de Keiko Fujimori y de todas esas lacras que la acompañaban estábamos seguros de lo podridos que están. Además, al menos el plan de gobierno de Gana Perú estaba bonito (avances en DDHH,  fortalecimiento del estado, etc), mientras que el de Keiko Fujimori parecía escrito por los teletubbies. Fue así como muchos nos movilizamos, nos pusimos pilas para contrarrestar el efecto desinformador y desorientador de los medios de dizque información, controlados por el poder.  Y tuvimos éxito…Pero aún quedaba aguardar…Y pues, el inicio no fue del todo bueno: los ministerios clave, en manos de la derecha, con el consiguiente continuismo en el modelo neoliberal…La promulgación de la aún no reglamentada ley de consulta previa, nos emocionó por un tiempo, pero ahora, con estas ganas de imponer el proyecto Conga y toda explotación minera destructiva, el estado de emergencia, el nombramiento del represor Valdez como presidente del Consejo de Ministros, luego de la renuncia de Salomón Lerner, nos hace ver por dónde anda este gobierno: el autoritarismo capitalista salvaje, es decir, cambió el presidente, pero la oligarquía peruana y sus jefes socios de las transnacionales siguen mandando en Perú… (se oye por ahí insurrección)

Paul

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s