Los primeros pasos de una dictadura: 5 de abril de 1992


05 de abril de 1992 por la noche, tenía 9 años, mis papás no paraban de hablar de la medida impuesta por un outsider (que llegó en esas elecciones del 90 para convertirse en presidente de un país que creció al revés). Recuerdo que mi abuelita Oti le decía a mi mami: “ese hombre me transmite intranquilidad, por eso no voté por él”. No otorgaré esto a un “sexto sentido” o a presentimientos, pero creo que mi abu la chuntó!
Viene a mi mente esa imagen, quizás del canal 7 o del canal 2, del mal llamado “Chino”, con el mapa del Perú detrás y en la mesa la respectiva bandera, tomando un sorbo de agua, haciendo su ademán con las manos y juntando las puntas de sus dedos, para luego pronunciar “Como Presidente de la República he decidido… Primero, d i s o l v e r temporalmente el Congreso de la República. Segundo, reorganizar el Poder Judicial y cerrar del Tribunal Constitucional (esto último duró desde el 05 de abril de 1992 hasta junio de 1996, es decir, durante cuatro años no existió en el Perú un órgano que pudiese pronunciarse sobre las demandas de los ciudadanos en busca de protección de sus derechos fundamentales)”. Y así tomó el control y se adjudicó el poder.

Alberto Fujimori Fujimori fue ungido presidente en 2da vuelta electoral con apoyo del APRA y sectores de la Izquierda(*); sin embargo, no logró mayoría parlamentaria, lo que lo condujo a concertar un gabinete ministerial múltiple conformado, por ejemplo, por Gloria Helfer en la cartera de Educación, Sánchez Albavera en Energía y Minas, Amat y León en Agricultura que no duraron muchos, escogiendo el apoyo de Montesinos, como su socio y a los militares como el grupo operativo. Lo mismo ocurrió en la Cámara de Diputados y Senadores, cuyas Mesas Directivas habían estado representadas por todas las fuerzas políticas.

Llegó su primer golpe, el “Fujishock”: El 08 de agosto de 1990 su ministro de Economía, Juan Carlos Hurtado Miller, anunciaba por televisión la actualización de los precios, convirtiendo los billetes en poco menos que artículos de colección. El 10 de agosto los bancos suspendieron su atención por falta de intis,(**) por entonces los peruanos miraban los billetes con desconfianza: ya no valían nada, bastaba con ir al mercado y pedir un juguito de piña de 23 000 intis, y si querías uno especial eran 55 000 intis: tomarse un jugo se había convertido en un lujo. Llegamos al 05 abril de 1992 por la noche. Ya describí lo que recuerdo, así que vayamos a los archivos de youtube. Viendo, además del “D i s o l v e r” y la expresión de que esta medida la hizo porque los grupos partidarios, el Poder Legislativo y Judicial, obstruían “La acción del gobierno” (video que Fujimori vio rascándose su ombligo en el Pentagonito), hay imágenes de los militares tomando las calles del centro de Lima (alrededor del Congreso, diarios, radios, sedes de partidos políticos), ¡así el golpe se instaló!, un golpe que se había inspirado en el llamado “Plan Verde” (documento elaborado en 1988 por un grupo de militares descontentos con el gobierno de García) . Amaneció el 06 con una densa neblina creada por el autoritarismo; se impuso el arresto domiciliario del presidente de la Cámara de Diputados, Roberto Ramírez del Villar, muchos líderes sindicales, políticos y periodistas fueron arrestados sin justificación; mientras, el

Autócrata, reunido con sus ministro en el Palacio, trató de dar una imagen de tranquilidad ante la opinión publica extranjera, sin convencer.

El 07 de abril los diputados sesionaron clandestinamente por alguna iglesia de Lima, decidiendo esperar a Máximo San Román (sí, el que en las elecciones del 2011 apoyó a KEIKO Fujimori. Absurdo, no?) para nombrarlo como Presidente Constitucional, mientras Alan García huía del intento de arresto (aprovechando la coyuntura, tal vez coordinadamente, para tener una excusa para evadir las investigaciones sobre su corrupto gobierno). Y Fujimori, increíblemente, se daba baños de popularidad, entre las masas manipuladas por Cambio 90, el “partido” gobernante. Quizá esta reacción de la población, de apoyo a la medida autoritaria,  fue por la  ilusión de un “Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional” y ante la creciente amenaza de los grupos subversivos Sendero Luminoso (SL) y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

El 26 de abril San Román, un día después de su llegada a Lima y antes de la visita de la OEA al Perú, juró como Presidente Constitucional (la banda presidencial se la prestó F. Belaúnde Terri), convirtiéndose en líder nacional en respaldo de la oposición. Hasta que llegó el 18 de Mayo, cuando Fujimori va a la reunión de la OEA en las Bahamas, donde hace su jugada y convoca a elecciones para el Congreso Constituyente Democrático. Esto llevo a dividir a la oposición: AP y el APRA se negaron a ser parte de esta legitimización del golpe, mientras que el PPC (bajo Bedoya) y el FIM (Olivera) se decidieron por el sí. Y así, ese gobierno que proclamaba “su lucha por la democracia y contra la corrupción” terminó viviendo bajo muertes, coacciones y corrupción (***).

(*) Un error gravísimo, cuyo arrepentimiento no tardaría en hacerse presente. Eso nos lleva a la conclusión de que no se debe apoyar en elecciones a alguien cuya trayectoria no se conoce.
(**) Unidad monetaria peruana entre 1985 y 1991, cuyo nombre es el del Sol en quechua. Al finalizar su uso, la equivalencia era 1 millón de Intis =1 Nuevo Sol.
(***) En siguientes números del zine serán narrados o mencionados algunos hechos de la dictadura, como las matanzas, la “compra de conciencias”, las compras sobrevaluadas, etc.

l2m

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s