Extractivismo en el Ecuador del Siglo XXI


La palabra extractivismo evoca una serie de impactos negativos y reducción acelerada de los recursos naturales no renovables, que pone en riesgo los recursos para las generaciones futuras. En este escenario, el mundo actual debate sobre la conveniencia de continuar extrayendo del subsuelo hidrocarburos y otros elementos necesarios para la industria y el “desarrollo” de las naciones.
Esta discusión en la que intervienen científicos, profesionales, estudiosos, empresarios, periodistas, políticos, ambientalistas, líderes comunitarios, indígenas, que defienden sus intereses tanto personales como colectivos, aportando con elementos diversos y contradictorios, resulta interesante, por ejemplo, que en los últimos años, han aparecido “movimientos verdes” que defienden propuestas para continuar explotando los diferentes “recursos” que reposan bajo tierra, a cambio de los ingresos que posiblemente se obtendrían de las actividades extractivas, y hasta utilizan el término de “minería responsable”, para alejar las preocupaciones referentes a los impactos que generaría la minería a gran escala. Mientras, otros “debatientes” señalan lo inviable de continuar realizando actividades tan contaminantes como las de la industria minera o petrolera.

Se debe considerar los posibles beneficios de las actividades extractivas e investigar lo ocurrido en los lugares que frecuentemente se mencionan como ejemplo de minería responsable, esto es Estados Unidos, Australia y Canadá. Saber, por ejemplo que aproximadamente 70% del oro se usa en joyería, el 30% restante es utilizado en negocios de inversión, en piezas odontológicas y en artículos electrónicos. Si centramos nuestra atención en el caso ecuatoriano, necesariamente debemos remitirnos a la experiencia petrolera de los últimos 40 años, que fue inaugurada con bombos y platillos, con desfiles y discursos en los que se prometía prosperidad y desarrollo.
Debemos señalar que se extrajeron más de 4 mil millones de barriles de petróleo, considerando los precios históricos representarán más de 82 mil millones de dólares en ingresos, es decir más del 50% de los ingresos del estado. Muchos de esos ingresos jamás ingresaron a las arcas fiscales nacionales, sino que beneficiaron a empresas extranjeras, como el caso de Texaco.
Una de las cosas que se hicieron posibles con el boom petrolero fue el endeudamiento agresivo, que diera pauta a la crisis de la deuda externa y a la “larga noche neoliberal”.

Marcha por la Vida
Marcha por la Vida
Marcha por la Vida
Marcha por la Vida

Mientras, las empresas explotaban el petróleo, contaminaban la naturaleza, comprometían las condiciones de vida y la salud de las comunidades indígenas y colonos con vertidos tóxicos y destrucción de la selva, lo que llevó incluso al denominado “Juicio de la historia” en contra de Chevron Texaco. Todo esto en la Amazonía ecuatoriana que es una de las 17 regiones de mega diversidad en el planeta, refugio del 10% de las especies de plantas y el 18% de las especies de aves existentes en el planeta, lugar en que se mantiene la diversidad cultural y residencia ancestral de nacionalidades indígenas, región de extrema fragilidad y complejidad para su restauración ecológica.

Será en este gobierno que se dé paso a la era de la Megaminería en el Ecuador, ya que el 5 de marzo de este año se firmó el contrato con la empresa china Ecuacorriente (Ecsa) (*), mismo que podría ser declarado nulo por contener observaciones de contraloría que no se han tomado en cuenta, así como irse en contra de la Constitución, lo que ocasionó el descontento de amplios sectores de la sociedad civil, en particular de los indígenas, que protagonizaron una marcha(**) que se inició el 8 de marzo y llegó a Quito para presentar una serie de peticiones al gobierno, con un plazo de 45 días para que estos sean atendidos.
La megaminería es rechazada en todos los países en que se propone o realiza, en especial por los altos impactos ambientales que genera, deforestación, contaminación y alteración del agua, destrucción de hábitats; la denominada minería a cielo abierto, utiliza maquinaria gigantesca y toneladas de explosivos para hacer agujeros de varios cientos de metros de diámetro y profundidad y luego químicos tóxicos como cianuro, ácido sulfúrico, mercurio, entre otros, que van a parar a las fuentes de agua. Por lo anterior, la megaminería ha sido prohibida ya en distintos países; Turquía (1997), Nueva Gales del Sur, varios Estados en EEUU, y Alemania (2002). En

América Latina, solamente Costa Rica (2002) y el día 22 de marzo de este año, Panamá prohíbe minería en territorios indígenas.
Según un estudio de 1999 de Arborvitae (IUCN, WWF), los países del sur “ricos en recursos minerales tienden a tener tasas de crecimiento económico más lentas, niveles más bajos de bienestar social y distribuciones de ingreso mucho más asimétricas que los países en desarrollo no dependientes de minerales. De hecho, la mejor base de recursos de las economías minerales ha sido más una maldición que una bendición”.

Conviene entonces sopesar pros y contras, en especial desde la mirada a las amenazas relativas a la Megaminería, pensar en los términos de Cambio Climático, en la ya presente escases de agua y en las dificultades de obtención de alimentos de calidad y a precios convenientes, limitar o prohibir la minería conforme lo han hecho ya otros países, y orientar el deseo de ingresos hacia otras actividades económicas rentables, de largo plazo y con ínfimos impactos ambientales.

Paisaje en la provincia de Zamora Chinchipe
Paisaje en la provincia de Zamora Chinchipe

Rasa Bihari
Quito

(*): El proyector minero Mirador se realizaría entre las provincia de Zamora Chinchipe y Morona Santiago,en plena Amazonía, en zona de frontera con Perú (Cordillera del Cóndor), hábitat de diversas especies animales y vegetales, morada de las milenarias naciones Shuar, Achuar y Saraguro.
El día de la firma, 8 mujeres fueron detenidas por negarse a salir de la embajada de China, luego de entregar una carta de protesta al embajador.
(**) Marcha por la Vida, a iniciativa de organizaciones indígenas y de otroa índole. Partió el 8 de marzo de Zamora y llegó a Quito el 22 de ese mes, contando con la participación de miles de personas, entre los que hicieron todo el recorrido y los que se sumaron en el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s