Lima: Esperando cada agosto por buen cine


Realmente, la cartelera cinematográfica limeña es bastante patética. Casi todo lo que se proyecta en las salas de cine proviene solo de un país (USA) y, de este, únicamente lo comercial, entre lo que hay algunas cosas rescatables, pero no siempre. Puede haber semanas en las que no haya una película interesante. En cuanto a las salas alternativas (cine clubes, salas de centros culturales), no son más de 20 en esta ciudad de 9 millones de habitantes, y sus proyecciones en muchos casos se clasifican por temas o países, por lo que no siempre tienen a disposición películas actuales. Frente a este panorama, hay un periodo del año (desde hace ya unos 16) en el que podemos disfrutar de películas de distintas partes de Latinoamérica durante dos semanas: El Festival de Cine de Lima, organizado por la PUCP (aunque le hayan quitado los títulos de Pontificia y Católica por su independencia, no deja de ser la PUCP). Así, cada agosto tenemos en Lima películas latinas recientes, compitiendo, pero también películas no necesariamente recientes ni necesariamente latinoamericanas en muestras paralelas del festival. Quien escribe esta nota asiste desde el 2004 y espera con ansias cuando se acerca cada año la fecha de inicio, aunque hubo un par de años en que estuve ajeno a él.
Bueno, no todo es una maravilla: las entradas se agotan rápidamente, tanto las del Centro Cultural de la PUCP como las de los centros culturales que también participan y las del multicine que forma parte del festival, aun cuando durante un tiempo, en este último, las entradas eran más caras que las de las proyecciones convencionales (ahora ya se igualaron). Por eso, aunque haya quien cuente con el dinero para ver todos los días una película, deberá comprar las entradas con anticipación.

En algún próximo número escribiré un artículo para recomendar películas proyectadas en el festival o vistas por algún otro medio por mí o por alguna otra persona. Ahora, comentaré las que pude alcanzar a ver este año (junto a otro miembro del equipo de este zine):

  • La Playa D.C.
    La Playa D. C.

    La Playa D. C.
    Cuenta la historia de unos jóvenes afrocolombianos que vivían en la costa y que tuvieron que mudarse a Bogotá. Ahí Tomás trata de alejar a su hermano Jairo de las drogas y las malas juntas. Luego de pelearse con su padrastro, se muda con su hermano Chaco, quien hace poco regresó de Canadá y pretende volver a dicho país.
    Calificación: Regular-buena. Faltó algo (un rumbo/objetivo definido desde el principio, y crear expectativa con respecto a la consecución de este, tal vez).

  • Los Últimos Cristeros
    Los Últimos Cristeros

    Los Últimos Cristeros
    La Guerra Cristera, o Guerra de los Cristeros, fue un conflicto entre el Gobierno de Plutarco Elías Calle y milicias de cristianos que se oponían a la aplicación de legislación y políticas públicas que limitaban el accionar de la Iglesia Católica. Tuvo origen en 1926 y se prolongó hasta 1929. Dejó como saldo 250 mil muertos, entre civiles, miembros de las fuerzas cristeras y el ejército mexicano.

    Esta película presenta las penurias de un grupo de cristeros al combatir con limitaciones de armamento y comida.
    ¡No la vean! Es realmente aburrida, no tiene un protagonista ni un objetivo claros. Hace recordar a otra terrible película mexicana llamada Mezcal.
    No estuvo en competencia, sino que formó parte de la muestra La Otra Orilla.

  • Pescador
    Pescador

    Pescador
    “Blanquito” es un pescador en un pueblo de la costa ecuatoriana. Un día, mientras realizan sus labores, los pescadores del pueblo encuentran un cargamento de cocaína. “Blanquito” pacta con Lorna, una mujer colombiana, para ir a vender su parte de la mercancía (conservada a pesar de la policía y de los narcotraficantes que fueron al pueblo a recogerla) a Quito, pasando por situaciones diversas.

Calificación: Muy buena. Sin ser propiamente una comedia (al menos no en un estilo convencional) arranca muchas sonrisas y risas al público y lo mantiene a la expectativa del destino del protagonista.

La Playa D. C. la vimos en una oportunidad en que hubo presentación de la película por parte del director, Juan Andrés Arango y de uno de los actores, James Solís. A continuación, la transcripción de la entrevista que le hicimos al actor presente, luego de la proyección:

Paul, l2m: ¡Hola! [nos presentamos y todo eso]
Tu nombre completo y dinos tu trayectoria y si es la primera vez que trabajas en una película…
James: Mi nombre es James Iván Solis, soy de Colombia, de la ciudad de Buenaventura. Participé en esta película de La Playa como el hermano mayor (Chaco) de los tres… y no, no había hecho cine anteriormente.
Paul: ¿Qué tal te pareció esta experiencia?
James: Muy buena, muy buena. Fue una elegancia haber hecho esta película.
Paul: ¿Antes habías hecho teatro…?
James: No. Había sido extra en una novela en Bogotá.
Paul: Hay una escena en la película en la que tu personaje se encuentra frustrado por la discriminación en un centro comercial, ¿tú has pasado por una situación así o has visto mucho eso?
James: Claro, en Bogotá hay mucho racismo y eso uno diariamente lo ve y lo moja y le pasa y le sucede… a todas horas, en la calle, en el bus… en el barrio donde uno vive. Bogotá es un sitio donde la mayoría son blancos, casi no hay negros.
Paul: ¿Has visto alguna otra película más del festival?
James: Sí, claro, he visto Pescador, una película ecuatoriana, buena, muy buena.
l2m: ¿Y viste alguna película peruana?
James: No, aún no he visto ninguna.
Paul, l2m: Hay una película peruana que no está concursando (muestra itinerante), pero que es muy buena. Se llama Choleando, es un documental que trata sobre la discriminación…
James: Pero discriminación de que? ¿De racismo o…?
Paul, l2m: Discriminación por raza (aunque la existencia de razas humanas es precisamente cuestionada en el documental) y por otros factores…
James: Bueno, una pregunta para ustedes: Yo estoy aterrado de que aquí no he visto negros, ¿por qué, no hay negros aquí?
Paul: En Lima hay pocos, serán en promedio 5% de la población. En la sierra hay mucho menos. Por ejemplo, donde vivo yo, en el sur, hay bastantes.
James: Pero no salen [sigue mostrando sorpresa], porque yo no he visto. No he visto en el centro, no he visto por acá..
l2m: ¿Has estado en el centro entonces?
James: No, por el centro no. ¿Cómo se llama este lugar? El malecón…
l2m: Ah, Miraflores…
Paul: Por ejemplo uno de los equipos más populares de Perú es Alianza Lima, muy identificado con la sangre afroperuana…
James: Menos mal, porque estaba asustado…
[llegó el director y se lo llevó]

Fotos: del sitio web del festival



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s