20 años sin Pedro Huilca


Omitimos la publicación de  un artículo sobre Pedro Huilca en el más reciente número del zine (o fanzine o como quieran llamarlo), debido a que pensábamos sacar un número en diciembre, pero esto no se pudo concretar. Hoy, 18 de diciembre de 2012, se cumplen 20 años del asesinato de este dirigente sindical. Aunque el informe final de la CVR declare una duda con respecto a la autoría, es obvio que ésta corresponde al Grupo Colina, comando de aniquilamiento de la dictadura fujimontesinista.

Este año también se cumplieron en Perú otros vigésimos aniversarios:

  • el asesinato de Maria Elenay Moyano, dirigenta popular y militante de Izquierda Unida
  • el asesinato de 9 estudiantes y 1 profesor de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle (La Cantuta)
  • la matanza de Barrios Altos
  • el “autogolpe” de Fujimori
  • la captura de Abimael Guzmán (gracias a un grupo de investigación policial, no gracias al dictador)
  • el cochebomba en Tarata, que ‘despertó’ a Lima y sobre todo a las clases privilegiadas, quienes hasta ese momento veían la violencia política de lejos (no era con ellos, solo morían campesinos pobres en la sierra y ‘chunchos’ en la selva).

A través de este resumen, le rendimos un homenaje a Pedro Huilca (es decir, a través del no-olvido):

huilcaiiiiiPedro Huilca Tecse, nacido en Cusco el 4 de diciembre de 1949, se hizo obrero de construcción apenas salido del colegio, y a los 19 años ya era dirigente de base de su sindicato. Ejerció diversos cargos en diferentes organizaciones sindicales hasta que en marzo de 1992 asumió la secretaría general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP).

Ya en 1991, Fujimori promulgó decretos que modificaban las relaciones individuales de trabajo y las relaciones colectivas. Mediante ellos, se reducía la estabilidad laboral, los beneficios sociales y se quitaba a los sindicatos el poder para negociar en favor de los trabajadores.

En abril de 1992, Fujimori da el autogolpe (disolución del Congreso) y provisto de poder absoluto, da rienda suelta a sus ánimos de imponer el neoliberalismo en Perú, pisoteando los derechos de los trabajadores, privatizando las empresas públicas a diestra y siniestra, etc. Ante esto, Pedro Huilca y otros dirigentes sindicales, asumiendo la responsabilidad de defender a los trabajadores, para la cual fueron elegidos, se opusieron a esta medidas, organizando marchas y paros, a pesar de los cuales, el dictador siguió recortando los derechos laborales.

El asesinato

Pedro Huilca,  su hija Flor y el hijo de su pareja, Julio César Flores, se dirigieron muy temprano  hacia el auto asignado al dirigente por la CGTP. Ni bien entraron, se produjeron los disparos que acabaron con la vida de Pedro. Martha Flores, pareja de Huilca, presenció el crimen desde la puerta de la casa. Flor entró a su casa y llamó al 105 pero nunca le contestaron. Desde afuera, los atacantes (una mujer y varios hombres) dispararon a la casa y luego huyeron. Luego de esto, Flor y Martha condujeron a Pedro y Julio al hospital Cayetano Heredia, donde el dirigente llegó cadáver.

El caso

pedro huilcaEl crimen fue atribuido a Sendero Luminoso. Incluso el periódico que los representaba, El Diario,  la atribuyó a su organización, vanagloriándose de haber asesinado a un “revisionista”. Algunas personas, entre miembros de SL e incluso un profesor de una academia ligada a tal organización criminal pero cuya pertenencia a ella no era probada, fueron acusados del asesinato. Algunos de ellos, estaban presos o detenidos desde antes de realizado el crimen. Para ese entonces, Abimael Guzmán ya estaba preso, y según sus declaraciones, nunca fue informado de esta acción. Asimismo, los acusados niegan la autoría de este homicidio.

¿Y entonces?

Pues fue el comando de aniquilamiento fujimontesinista conocido como Grupo Colina.
Martha Flores recuerda haber visto al mismísimo Martín Rivas merodeando por su casa días previos e incluso éste, le preguntó a su marido sobre la venta de un terreno aledaño. Agentes de inteligencia sostienen tal versión, como Clemente Alayo Calderón(1), quien dice haber recibido 1000us$ para tal misión, y Mesmer Carles Talledo,  el cual sostuvo tal versión desde el penal de Yanamayo en 1997 ante el entonces congresista Jorge del Castillo, existiendo registro fílmico de ello.

En 1998, Mesmes Carles negó su denuncia, ante coaxión (su hermana era miembro del servicio de inteligencia y las represalias podían ir contra ella).

Sin ser una prueba, pero sí un indicio de lo que tramaba el gobierno en aquel turbulento 1992, podemos mencionar que el entonces ministro de economía, Carlos Boloña Behr prometió frente a un grupo de grandes empresarios que antes de fin de año, la cúpula de la CGTP sería quebrada. Es obvio que Pedro Huilca Tecse, era un obstáculo para los planes de Fujimori y los grandes empresarios explotadores.

Paul

(Resumen del segmento respectivo del informe de la CVR, de un artículo de los archivos de la revista Caretas y de un artículo de Carlos Mejía (Instituto de Estudios Sindicales))

(1) Mesmer Carles Talledo purgó prisión por el delito de terrorismo, en venganza por haber acusado a sus compañeros de malversar fondos de la lucha antisubversiva. Él se desempeñaba como nexo entre el Grupo Colina y los agentes infiltrados en Sendero Liminoso.

http://www.cverdad.org.pe/ifinal/pdf/TOMO%20VII/Casos%20Ilustrativos-UIE/2.58.%20PEDRO%20HUILCA.pdf
http://www.caretas.com.pe/1494/espia/espia.htm
http://cmejia.pe.tripod.com/pdf/Pedro%20Huilca%20Tecse.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s