Chadin 2: Nuevo atentado contra el medio ambiente y la voluntad de los pueblos


Río Marañón, localidad de Chacanto, distrito de Balsas

El gobierno de Alan García firmó poco antes de dejar el mando un Decreto Supremo que declara de interés nacional y social: la construcción de 20 centrales hidroeléctricas en el río Marañón. El objetivo de estas construcciones es de proveer de energía a los proyectos mineros de la zona y al Brasil. Una de las empresas aventajadas en estos convenios es Odebrecht, que ya encontramos en muchos otros proyectos atentatorios del medio ambiente (por ejemplo, Odebrecht, y Fluor Chile, asociadas como Conga Earthworks Team-CET- intervienen en parte del proyecto minero Conga-la remoción de los suelos más exactamente-  por un monto de 350 millones de dólares).  Uno de estos mega proyectos sobre el río Marañón es el de Chadin 2 entre las provincias de Celendín (Cajamarca) y Luya (Amazonas), Perú.

Paisaje de Chacanto, Balsas visto desde Celendín

Este megaproyecto de producción de 600 MW, a un costo de 819 millones de dólares, involucraría a 21 comunidades. Prevee la construcción de una presa de 175 metros de altura que formaría un embalse de 196 mil m3 de agua. De llevarse a cabo, el proyecto tendría como consecuencia directa la desaparición de numerosos poblados como Choropampa, San Lucas, Tupén Grande, Tupén Chico, la Mushca, Mendán y sus terrenos dedicados a la agricultura, provocaría la desaparición de especies animales protegidas como el oso de anteojos y la riquisima flora y fauna amazónicas  causa de deforestación e inundaciones.  Así mismo, el agua empozada provoca el aumento de CO2 y la producción de metano, que favorecen el calentamiento global -el metano retiene el calor 25 veces más que el CO2-.

Colibrí del bosque tropical estacionalmente seco (BTES) del Marañón

La energía producida sería en su mayor parte exportada hacia el Brasil, haciéndose necesario mencionar que el acuerdo energético entre los dos países, establece que la empresa que construya la represa, decide a quién vende la energía producida, sin intervención gubernamental, pero si por algún motivo la empresa disminuye la producción de energía por varias horas, el Estado peruano tendría que pagar una reparación a Brasil. Además, estos contratos no pueden ser renegociados en 30 años.

Vista Panorámica de El Limón
Vista Panorámica de El Limón

La otra parte de la energía serviría para alimentar las actividades del controversial proyecto minero Conga, ampliamente rechazado por la población no solo cajamarquina. Como se sabe, este proyecto prevee la destrucción de centenares de hectáreas de humedales, de miles de m3 de agua de las lagunas, imprescindibles para la vida diaria  de la población y para la agricultura.

Ilustración de Mauricio Delgado
Ilustración de Mauricio Delgado

La consulta a las poblaciones aun no ha sido realizada pero desde ya las diversas organizaciones de los dos departamentos como las rondas campesinas y los frentes de defensa y pobladores en general de Cortegana, Chimuch, Amazonas, Chachapoyas, etc., han manifestado su rechazo a este nuevo proyecto extractivista. Un gobierno democráticamente elegido, se supone ha de respetar la voz y el sentir del pueblo.

¡CONGA NO VA!

¡CHADIN 2 TAMPOCO!

Raquel Neyra
París


Fotos: Jorge Chávez

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s