Chile:Olvidar o no olvidar he ahí el dilema. Reflexión sobre los 40 años del golpe


Paulina Valenzuela Lic. en Historia Chile
Paulina Valenzuela
Lic. en Historia
Chile

“18 años después, de angustia y de dolor
encontraron su cuerpo, mutilado y deshecho
su familia y su hijo, piden juicio y castigo
En su Mercedes va el General
gozando de su impunidad
con el peso en su conciencia
de quitar vidas ajenas
por su orden apresados
por la espalda asesinado”

                                                                                               “Pisagua” (Los Miserables)

De distintas maneras se ha expresado lo sucedido un 11 de septiembre de 1973, lo podemos ver  plasmado en  distintas canciones, pinturas, representaciones teatrales, novelas, etc. Son parte de una historia dolorosa y temerosa que no quiere ser olvidada, debido a las secuelas que dejó a su paso.

no a la impunidad chileSon 40 años que no he podido olvidar o que la memoria colectiva no permite que olvidemos. Para muchos, puede ser extraño el que una joven manifieste “no poder olvidar” algo que ocurrió mucho antes de su propia existencia, pero he aquí las diferentes razones del porque me permito decirlo.

Hace 40 años la historia me enseñó que Chile fue violentado, humillado completamente, asesinado, torturado, ultrajado, dividido y utilizado por inescrupulosos intereses. Así han transcurrido cuatro décadas en los que el dolor no cesa, muchos hablan del olvido para el avance de este país y el no fomento del resentimiento que ha dejado este terrible acontecimiento del cual fue víctima no solamente nuestro país, sino América Latina completa, donde el modelo neoliberal ha sido el principal depredador de la sociedad y la economía como en todo el mundo.

Nixon, uno de los autores intelectuales del golpe militar
Nixon, uno de los autores intelectuales del golpe militar

A partir del golpe, Chile se transformó en un país subsidiario, un Estado de privilegios y no de derechos, los recursos naturales propios fueron entregados a multinacionales, el acceso a una educación gratuita y de calidad fue arrebatado y comercializado como un producto más. Estos y muchos otros sucesos produjeron que el país se fuera quedando mudo y de manos atadas al ver como les arrancaban sus alas, su libertad y dignidad.

Frente a este escenario se inicia una resistencia y lucha por la restauración de la democracia, siendo las generaciones anteriores capaces de tomarse las calles, manifestar y denunciar los abusos cometidos durante la dictadura militar.

Si bien el golpe fue derrocado en el plebiscito del 1988, al regreso de la democracia, surgieron dudas y cuestionamientos sobre lo que se fue dando con el tiempo, pues el sueño inicial era terminar con la violencia, la injusticia que se ha ido acentuando con el tiempo y así poder ser libres de una vez por todas.

Cadena humana en Santiago, recordando a los desaparecidos, a 40 años del golpe militar promovido por USA
Cadena humana en Santiago, recordando a los desaparecidos, a 40 años del golpe militar promovido por USA

En la actualidad existen obstáculos que empañan la actual “democracia” instaurada, debido a que el fantasma de la dictadura, pese a que han pasado 40 años, sigue latente en el día a día. Aún existe el dolor de las desapariciones de chilenos inocentes, el cuerpo y  las mentes de los torturados aún pueden recordar lo ocurrido en este pasado, la segregación no permite que exista una paz y mucho menos los estudiantes del presente, pues si bien muchos no estuvimos en ese periodo aún así debemos soportar el yugo de la desigualdad frente a algo que es tan primordial como lo es una educación de calidad al alcance de todos y para todos, o una jubilación digna para la tercera edad, debido a los abusos del sistema previsional que heredamos el cual fue impuesto durante el periodo represivo.

Es por esta razón que Chile pese a que las generaciones han cambiado, muchos no hemos podido olvidar, pues el sabor amargo y triste de este hecho no puede ser ignorado y menos si se observa como en lo cotidiano quienes nos gobiernan desde hace mas de 20 años poco hicieron por cambiar lo malo que quedo.

víctir jara muralLa juventud de hoy en día anhela aquella libertad sin ataduras, lejos de la opresión de un sistema desigual y violento. Por esta razón es que manifestamos que mientras las heridas producidas por el pasado no se desinfecten y curen no podrá existir ni perdón ni mucho menos olvido, por que el olvido de nuestra historia significaría obviar los errores cometidos en el pasado, dificultando el desarrollo pleno de una sociedad más justa, y por último para que estos hechos repudiables no vuelvan a ocurrir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s