Hazañas inexplicables: recordando al “Napoléon Rojo”


Fada Blue Lima, Perú
Fada Blue
Lima, Perú

“Aquel nombre, breve y seco como una bofetada, era una amenaza eternamente suspendida en el aire, un espantajo al sur del paralelo diecisiete.  A los niños se les asusta susurrando ‘Que viene el cuco’.  A los norteamericanos se les asustaba susurrando ‘Que viene Giap'” 

Oriana Fallaci – Entrevista con la Historia, 1969

Legendario General Giáp, comandó a los ejércitos responsables de la derrota y rendición incondicional de las fuerzas militares más poderosas de su tiempo: al Imperialismo Yanqui, Japonés y Francés. Fue denominado por ello
Legendario General Giáp, comandó a los ejércitos responsables de la derrota y rendición incondicional de las fuerzas militares más poderosas de su tiempo: al Imperialismo Yanqui, Japonés y Francés. Fue denominado por ello “El Napoleón Asiático”. Esta hazaña se sigue estudiando en las escuelas castrenses hasta el día de hoy.

Quizás a mucha gente no le suene el nombre de Võ Nguyên Giáp. Eso es natural pues es el artífice del mayor trauma histórico para los estadounidenses del siglo XX.

Me explico: el General Giáp fue el responsable político-militar del triunfo aplastante a los gringos en la Guerra de Vietnam.  Y como es lógico, su gesta y la de su valiente pueblo es algo que apenas se menciona o se intenta soslayar en la historia oficial.

Llego a él luego de muchos años con la noticia de su reciente fallecimiento a los 102 años de edad:  “Ha muerto el General Giap, héroe militar vietnamita” dice escuetamente el titular  y entonces recordé: <<Giap…Giap, he leído una entrevista suya en “Entrevista con la Historia” de Oriana Fallaci>> así que ubiqué mi librejo (felizmente estaba a la mano) y releí todo, junto a otras conversas con sus archi-enemigos Nguyen Van Thieu (monigote tornado en presidente de Vietnam del Sur) y el maquiavélico Henry (Heinz, en realidad) Kissinger, nodriza mental del entonces mandatario estadounidense, Richard Nixon.

La Guerra de Vietnam es considerada el conflicto más sanguinario después de la Primera y Segunda Guerra Mundial. Cifras conservadoras le atribuyen el saldo de 4 a 6 millones de vidas humanas. (Origen de imagen:pirateado de Internet)
La Guerra de Vietnam es considerada el conflicto más sanguinario después de la Primera y Segunda Guerra Mundial. Cifras conservadoras le atribuyen el saldo de 4 a 6 millones de vidas humanas.

¿Por qué resultaría importante hablar de un viejito centenario que ganó una guerra a los gringos hace tantísimo tiempo en un país que ni ubicamos en el mapa?

Las milicias vietnamitas armadas sobre todo con la superioridad moral frente a la adversidad (nótese la precariedad de condiciones de equipamiento: empezaron con sandalias fabricadas con neumáticos, con un solo rifle cada tres soldados).
Las milicias vietnamitas armadas sobre todo con la superioridad moral frente a la adversidad (nótese la precariedad de condiciones de equipamiento: empezaron con sandalias fabricadas con neumáticos, con un solo rifle cada tres soldados).

Pues porque el triunfo de esta pequeña nación de 30 millones de habitantes en 1975, marcaría un hito en la lucha antimperialista mundial. Es conocida la frase del Che y muy repetida desde entonces: “Crear dos, tres, muchos Vietnam es la consigna”/Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental, 1967. Ciertamente esta expresión obedecía a la admiración que le despertaba a todos ver resistir a un país tercermundista contra toda la maquinaria bélica estadounidense y de sus aliados europeos.  ¿Se imaginan al Perú, con sus también treinta millones de habitantes librando un conflicto armado contra Rusia, China o el mismísimo EEUU?  ¡Qué palta![1], ¿no? Más o menos nos vamos poniendo en contexto:

Imagen de la época que refleja el horror de la guerra. Mujer protegiendo a sus hijos durante los bombardeos.
Imagen de la época que refleja el horror de la guerra. Mujer protegiendo a sus hijos durante los bombardeos.

En esa época, en pleno marco de la Guerra Fría, la estrategia mundial de EEUU era evitar a toda costa que ese endemoniado fantasma que recorría el mundo (el comunismo) se expandiera. Esa fiebre inoculada por Rusia y China estaba contagiando a Europa, medio Asia y el resto del orbe[2]. Es por ello que  en el caso de Vietnam, los gringos intervienen con el cuento (refrito) de la defensa a la libertad, la seguridad y el modo de vida occidental pues tenían la teoría del efecto dominó: Vietnam contagiaría a Laos, Camboya, etc. La verdad de la milanesa es que también habían muchas empresas trasnacionales gringas beneficiándose del comercio de materias primas como el arroz, caucho, minerales y hasta el codiciado opio.

Desgarradoras escenas de una invasión injusta. Fue extenso el uso de armas químicas (napalm) por parte de los estadounidenses, incluso contra la población civil.
Desgarradoras escenas de una invasión injusta. Fue extenso el uso de armas químicas (napalm) por parte de los estadounidenses, incluso contra la población civil.

En Vietnam se debía realizar un plebiscito en 1958 para reunificar el país, dividido luego de la Segunda Guerra Mundial en norte y sur. Adelantándose a una derrota y para impedir que el comunismo del norte se extendiera al sur los yanquis apoyaron un golpe de estado en 1955 que impuso una dictadura detestable. Esa es la ironía fundamental de la seudo-defensa de la democracia por parte de Estados Unidos: establecen buenas relaciones con tiranos en funciones si esto les conviene y apoyan o promueven golpes de estado a gobiernos legítimamente elegidos, como sucedió en Chile con Allende y pretendieron en Venezuela con Chávez, aunque en este último caso no tuvieron éxito porque la ciudadanía organizada lo evitó.

Con el conocimiento de los abusos y violaciones a los derechos humanos perpetrados por las tropas yanquees se desató una ola de aversión contra la Guerra de Vietnam en la sociedad estadounidense, especialmente entre los jóvenes, quienes no tardaron en ser calificados como “antipatriotas”.
Con el conocimiento de los abusos y violaciones a los derechos humanos perpetrados por las tropas yanquees se desató una ola de aversión contra la Guerra de Vietnam en la sociedad estadounidense, especialmente entre los jóvenes, quienes no tardaron en ser calificados como “antipatriotas”.

Como ven, esta historia es interesante en la medida que permite constatar que el libreto en las guerras de ocupación estadounidenses apenas y se retoca un poco a pesar de las décadas transcurridas (pensemos en Irak y sus armas de destrucción masiva, Afganistán, o más recientemente en Irán o Corea del Norte): siempre que se meten a “liberar” a un país es para esquilmar sus recursos e imponer un modelo de “desarrollo” que no amenace sus intereses geopolíticos (y de ser el caso, evitarlo a toda costa, especialmente si se tratara del socialismo).

Võ Nguyên Giáp: autodidacta militar, ejemplo viviente de lo que nos dijera Gramcsi en 1919:
Võ Nguyên Giáp: autodidacta militar, ejemplo viviente de lo que nos dijera Gramcsi en 1919: “Instrúyanse, porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia; Conmuévanse, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo; Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza”

Siendo así las cosas, los patriotas vietnamitas opositores al régimen pro-yanqui dan origen a su Frente de Liberación Nacional o Vietcong, los que pasan a ser apoyados en el inicio, logísticamente y luego militarmente por los norvietnamitas.

Es ahí donde entra a tallar Võ Nguyên Giáp.

El que luego sería llamado “El Napoleón Asiático” (o Napoleón Rojo, pues era un militante comunista), ya había triunfado en Điện Biên Phủ, expulsando al colonialismo francés en 1954 comandando a los Viet Minh (Liga para la Independencia de Vietnam) fundada por Ho Chi Minh.

Licenciado en derecho y filosofía, este antiguo profesor de historia y también periodista, sin ninguna formación militar, se había comprometido en la lucha por liberar a su patria desde muy joven en el movimiento estudiantil. Luego se vincularía a células partidarias secretas para luchar contra la tiranía francesa. Esta entrega tendría graves consecuencias personales: luego que el comunismo fuera proscrito, tuvo que irse a China donde conocería al futuro presidente de Vietnam, Ho Chi Minh, a quien fue leal toda su vida. La represión no tardaría en actuar: su familia entera, es decir, su padre, sus dos hermanas, su cuñada, su esposa y hasta su hijo recién nacido serían primero detenidos, para hacer que él se entregara. Al no tener éxito en su maniobra de chantaje sicológico, la policía francesa torturó y asesinó a todos ellos exceptuando a su esposa, quien murió luego de tres años de prisión en condiciones infrahumanas.

Todo esto no quebró a Giáp, sino que endureció su carácter y fortaleció su convicción, convirtiéndolo en el feroz y hábil adversario que terminaría poniendo en jaque al ejército del país más poderoso del mundo (David derrotando con su honda escarlata al gigante invasor Goliat).

El General Giáp planificando las acciones en algún lugar de la selva de Vietnam, junto al Presidente Ho Chi Minh
El General Giáp planificando las acciones en algún lugar de la selva de Vietnam, junto al Presidente Ho Chi Minh

¿En qué consistió esta estrategia ganadora? – La Guerra de Guerrillas
Giáp, como Ministro de Defensa y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, luego de lo aprendido tras la victoria contra los franceses en Điện Biên Phủ, hizo cosas impensadas, como trasladar cañones pieza por pieza entre la selva en las mochilas de los combatientes vietnamitas y hacerlos funcionar a pesar de las condiciones adversas (lluvias, distancias enormes de las fuentes de suministros, etc). Frente a la inferioridad bélica adaptó a su ejército a combatir en una estrategia de guerra prolongada que consistió en una serie de tácticas combinadas: usar el combate en campo abierto o en terreno fácilmente abarcable, luchar siempre lo más cerca posible de su enemigo para evitar el fuego de su artillería, no permanecer demasiado tiempo en la misma posición y abandonarla en cuanto sus adversarios ofrecieran excesiva resistencia. Incluso llegaban a lanzar tres granadas de mortero y marcharse antes de ver donde caían. La adaptación de las células guerrilleras a tres hombres que se apoyaban y se daban ánimos mutuamente, continuar con la construcción de túneles tanto en las llanuras como en colinas para ofrecer un refugio seguro al Vietcong para descansar, recibir algunos cuidados médicos y «evaporarse» delante del enemigo.

General Giap explicando su estrategia a Ho Chi Minh y otros camaradas para la ofensiva de Dien Bien Phu que sería una aplastante derrota para los franceses
General Giap explicando su estrategia a Ho Chi Minh y otros camaradas para la ofensiva de Dien Bien Phu que sería una aplastante derrota para los franceses

Importantísimo: compartir todos las mismas condiciones de vida y hacerlos sentirse parte de una lucha común. Así los oficiales solían vivir en los mismos agujeros que sus soldados, los miembros del politburó de Hanói solían adentrarse en la Ruta Ho Chi Minh para animar a los zapadores y a las Brigadas de Choque de las Juventudes especiales. El ejemplo es el mejor maestro, sin duda y de hecho, esta consecuencia entre el discurso y la acción contrastaba visiblemente con la cobardía y corruptela de los oficiales sur-vietnamitas de Saigón.

Esto convirtió el conflicto en una serie de enfrentamientos súbitos y sangrientos alternados por periodos de marcha en tensa calma. Esto afectó contundentemente los nervios de los estadounidenses, quienes vivían presos del terror a una nueva emboscada y tornó en prioridad para ellos, salvaguardar la propia vida en detrimento a la obediencia a las órdenes de sus superiores. Se sabe que muchos de los sobrevivientes (ex combatientes) terminaron cayendo en la drogadicción por los traumas post conflicto. Este trauma se trasladaría al cine, creando una serie de héroes made in USA imbatibles (como Rambo, por ejemplo) todos veteranos de la Guerra de Vietnam.

Vo Nguyen Giáp en campaña
Vo Nguyen Giáp en campaña

La constancia empleada en esta serie de ataques y retiradas estratégicas (luego llamada guerra de guerrillas) sumada a la baja moral de las tropas invasoras devino en la victoria del ejército de liberación de Vietnam en 1975.

Si bien Giáp fue el brillante estratega que supo aprovechar el desconocimiento del terreno de batalla de los yanquees, no debemos dejar de lado el valor más importante de esta lección de historia: su mérito radica en haberle demostrado a otros pueblos del mundo que las condiciones materiales no son determinantes, ni la superioridad militar si la nación entera sabe batirse por su soberanía y dignidad.  Supo imprimir a sus soldados tal fuerza moral que de ellos se llegó a decir: “tratar de inmovilizar al Ejército de Vietnam del Norte es como intentar sacar sangre de una piedra”.  Es decir, ejerció un liderazgo que facilitó la participación de todos sus compatriotas para conseguir un objetivo común sobre la base de una ideología (comunista) poniendo la sangre en las ideas, como nos enseña Mariategui.

General Giáp junto a otro revolucionario de nuestra época, el Comandante Fidel Castro
General Giáp junto a otro revolucionario de nuestra época, el Comandante Fidel Castro

Y,  ¿qué fue del Gral. Giap luego de la guerra? Pues como la política suele ser ingrata con los grandes hombres y mujeres, él fue removido de su cargo luego de denunciar actos de corrupción en el gobierno en 1981. Siguió aportando, sin embargo, desde sus conocimientos, especialmente como escritor. En su libro “El Hombre y el Arma” concluye: ‘Tratando de salvarse del peligro de su aniquilamiento, el Imperialismo lleva a cabo, con todos sus esfuerzos, la propaganda de la omnipotencia de las armas. En la guerra el factor decisivo es y será el hombre, las masas populares son y seguirán siendo las forjadoras de la Historia’.

General Giáp junto al Comandante Hugo Chávez
General Giáp junto al Comandante Hugo Chávez

En el 2009, de acuerdo a los tiempos, tomó parte en las protestas contra los grandes proyectos mineros para la explotación de bauxita en Vietnam y sus efectos sociales y ambientales. Justamente es ese el nuevo campo de batalla, en el que colectivos y movimientos sociales están empezando a cohesionar sus luchas en  diferentes partes del Mundo (Conga, Tía María y Espinaren Perú, el Yasuní en Ecuador, el TIPNIS en Bolivia, Aysen en Chile, etc.) ya que la protección de los ecosistemas es imprescindible para asegurar la existencia y la calidad de vida, siendo parte importante del concepto de buen vivir.

———————————————————————————————

1.¡Qué palta! – expresión del lenguaje coloquial (jerga) peruano que denota contrariedad por algo que es complicado, difícil o bochornoso.

2.El comunismo como ideal, además los múltiples partidos llamados “comunistas” en el poder de sus respectivos países, más nunca hubo comunismo en ellos.

Origen de imágenes: pirateo

Entrevista a Giap:
https://www.facebook.com/notes/fada-blue/entrevista-al-general-giap-genio-militar-que-derroto-a-eeuu-en-la-guerra-de-viet/587795244616220

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s