4 ensayos sobre liberación animal y política


Esta es una actualización de un artículo que publiqué hace 1 año en La Mula pero que por casualidad despubliqué, y que originalmente solo reseñaba 3 ensayos.

LiBeRaCiOn_AnImAl

Para aquel que está metido tanto en política como en activismo por la liberación animal, es un placer encontrar escritos como los que reseñaré a continuación. Es un alivio también porque ahorra la tarea de teorizar al respecto. Para quien no está metido en ambas cosas, deben servir para ampliar la percepción y extrapolar principios.

Los 4 ensayos tienen distintos puntos de vista pero son igualmente enriquecedores.

Liberación Animal y Revolución Social 
Brian A. Dominik

El primero de los 4 que leí. Fue escrito por un anarquista (es precisamente entre los anarquistas donde más veganos podemos encontrar aunque la tendencia está en crecimiento también entre el resto de anticapitalistas) pero señala muchas cosas con las que coincido (*). Básicamente, además de definir algunos términos, sostiene que:

1. Quien se llame anarquista (y esto también vale para comunistas y socialistas), quien esté contra toda forma de dominación debe darse cuenta que lo que ejerce nuestra especie sobre los demás animales es tal y que todas las luchas deben unirse:

Afrontémoslo, la dicotomía entre el humano y el animal (no-humano) es más arbitraria que científica. No es más diferente que aquella planteada entre “blancos” y “negros” o “rojos” o “amarillos”; entre adulto y niño; entre hombre y mujer; entre heterosexual y homosexual; local y extranjero. Las líneas se dibujan sin cuidado pero con una intención tortuosa, y nuestro pensamiento está modificado por las instituciones que nos llevan a creer que nosotros estamos de un lado de la línea, y que esa línea es racional.” (pág. 10)

El dominio masculino en forma de patriarcado y el especismo, producto del antropocentrismo, han sido expuestos con una claridad poética por Carol Adams en su libro: The Sexual Politics of Meat. El feminismo y el veganismo tienen mucho en común, y cada uno tiene suficiente para enseñar y para aprender del otro. Después de sacar comparaciones concretas entre la perspectiva patriarcal y el trato a los animales, Adams describe y pide que se reconozca la conexión profunda entre el estilo de vida vegan y el feminista.” (pág. 6)

2. Entre los veganos falta una mejor perspectiva de lo que son las relaciones de poder y una mejor comprensión de la sociedad humana.

Mucha gente que se llama a si misma vegan y activista de los derechos animales, en mi experiencia, tiene muy poco o ningún conocimiento de la ciencia social; y, usualmente, lo que ellos “saben” sobre la conexión entre la sociedad y la naturaleza no-humana está colmado de desaciertos. Por ejemplo, no es raro escuchar a los vegans argumentar que es el consumo de animales lo que causa el hambre en el mundo. Después de todo, más del 80% de los granos producidos en Estados Unidos es dado al ganado como alimento, y esa cantidad sería más que suficiente para eliminar la hambruna en el mundo. Parece lógico concluir, entonces, que el término del consumo humano de animales en los Estados Unidos traería como consecuencia esta disminución de la hambruna mundial. El gurú vegano John Robbins parece sostener esta creencia.

¡Pero es completamente falsa! Si los norteamericanos dejaran de comer carne el próximo año, es improbable que una sola persona hambrienta fuera alimentada con nuevos granos producidos en suelo estadounidense. Esto es porque el problema del hambre global, así como el de la “sobrepoblación”, no es lo que parece. Estos problemas tienen su raíz no en la disponibilidad de recursos, sino en la asignación de éstos. Las élites requieren la escasez” (pág. 4)

Si bien tiene muchos errores como diferenciar “humanos” de “animales” cuando los primeros están en dentro del segundo conjunto (debería haber usado la expresión “animales no humanos” para referirse a los demás animales) o llamar “estilo de vida” al ser vegano (los veganos tenemos diferentes estilos de vida en realidad), esto no le quita valor.

Rethinking Revolution: Animal Liberation, Human Liberation, and the Future of the Left
Steven Best

Empieza con una reseña acerca del movimiento de liberación animal, su dinamismo y fuerza en los últimos 30 años y la criminalización a la que ha sido sometido en Estados Unidos y Europa (sobre todo por los costos generados por las acciones del Frente de Liberación Animal a las corporaciones torturadoras). Luego señala las diferencias que hay en el movimiento de defensa animal, haciendo diferencias entre las posturas BIENESTARISTAS y la de DERECHOS ANIMALES/LIBERACIÓN ANIMAL. Ya en lo central, señala que la izquierda debe dejar los cómodos límites del humanismo y dar un necesario salto en sus consideraciones éticas hacia los derechos animales.

“Like racism or sexism, speciesism creates a false dualistic division between one group and another in order to arrange the differences hierarchically and justify the domination of the ‘superior’ over the ‘inferior’.”

Como el racismo el sexismo, el especismo crea una falsa dicotomía entre un grupo y otro para establecer diferencias jerárquicas y justificar la dominación del ‘superior’ sobre el ‘inferior’”.

 

Marxism and Animal Rights
David Sztybel

El resumen (abstract) sintetiza bien la idea que desarrolla en el ensayo: No hay duda de que Marx y Engels rechazaban los derechos animales, pero en base al principio comunista “De cada quien de acuerdo a sus habilidades a cada quien de acuerdo a sus necesidades” y considerando que los animales no-humanos tienen necesidades, el marxismo tiene que someterse a una transformación dialéctica basada en su propia máxima, lo cual debe llevarnos al respeto de las necesidades de los animales no-humanos (como que no se les prive de libertad para satisfacer –falsas- necesidades humanas).

El marxismo y la cuestión de la especie

Renzo Llorente

Encuentra 3 afinidades entre el marxismo y el movimiento de liberación animal:

1. Los métodos de explotación, dominación y opresión a los que son sometidos tanto los trabajadores humanos como los animales no-humanos confinados en granjas industriales.

2. Los métodos y técnicas empleados para ocultar la explotación producida por el capitalismo y la ganadería industrial (u otras formas de explotación especista), o para hacerlos socialmente aceptables y hasta deseables.

3. Las pretensiones emancipatorias y el radicalismo del marxismo y de la liberación animal. Tanto el marxismo como la liberación animal trascienden los intereses de un grupo oprimido y serviría a su vez para eliminar otras formas de opresión.

Nos menciona también que los métodos de análisis de la realidad empleados por el marxismo pueden llevar a una reprobación filosófica del especismo.
Volvemos al principio marxista de “De cada quién sus capacidades a cada quién sus necesidades”.

rise-of-the-planet-of-the-apes-poster

Paul

——————————————————————————–

*:Las diferencias son más de forma que de fondo. Al fin y al cabo, ¿qué es un anarquista sino un comunista que en vez de tener como referente a Marx, tiene como tales a Bakunin y Proudhon? Las diferencias básicamente están dadas en su no aceptación –de plano- de la democracia representativa ni tampoco de la dictadura del proletariado. Todo o nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s